Bienestar

Vestirse, no está mal!


Vestirse, no está mal!

¡Las pequeñas llagas no se toman vacaciones! Y a los niños no les gusta que les quiten las vendas. Seamos realistas, duele un poco.

Nuestro consejo? Para que no duela, esparza vaselina sobre el vendaje unos minutos antes de retirarlo. Es mágico, no se pega a la piel: ¡no más llanto!